El movimiento independentista en San Andrés

Mucho se ha hablado recientemente sobre la posibilidad de volver a incorporar la cátedra de historia como una materia independiente en los colegios colombianos, habrá quien o quienes se opongan … Leer más

Nicolás Escobar Bejarano

Mucho se ha hablado recientemente sobre la posibilidad de volver a incorporar la cátedra de historia como una materia independiente en los colegios colombianos, habrá quien o quienes se opongan a esta propuesta, pues podrían considerar que es mejor no conocer nuestro horrorosa y aberrante verdad.

Sin embargo, hoy quiero abordar un suceso histórico del cual muy poco – casi nada- se ha hablado y es que muchos conocemos San Andrés – aquella isla con aguas cristalinas y con una extensión de 26 km2 que parece celestial-, pero entre los años de 1950 y 1970 surgió en la isla un movimiento independentista al estilo catalán liderado por el raizal Marcos Archbold Britton.

Aquí hay que hacer una pausa y explicar que un movimiento independista busca que un país o una región se declaré independiente, esto no solo conlleva implicaciones jurídicas sino también políticas y sociales, siendo así las cosas el carismático Archbold consideraba que no era viable que la isla se gobernará desde Bogotá, pues  de esta forma se desconocía totalmente las problemáticas que angustiaban a la isla, por lo anterior inicio  junto con la intelectualidad raizal de la época, un movimiento pacífico de resistencia civil que procuraría que el archipiélago se convirtiera en “St. Andrew, Old Providence and Catalina Island´s” como un Estado autónomo, soberano e independiente en el Caribe insular.

 

«Incorporar la cátedra de historia como una materia en los colegios, habrá quien o quienes se opongan a esta propuesta, pues podrían considerar que es mejor no conocer nuestro horrorosa y aberrante verdad».

 

El tipo logró incluso que la ONU enviara a un alto comisionado — cuya entrada al país fue vetada — para evaluar la posibilidad de incluir el archipiélago en la famosa lista de «territorios pendientes de descolonización».

Colombia presionó para que la Asamblea General no procediera y sus líderes digamos que se «esfumaron» forzosamente, al punto en que Archbold-Britton tuvo que exiliarse en EEUU, país en donde muere en 1990.

De esta forma el movimiento separatista fue fácilmente disuelto y todos los posibles integrantes del grupo sufrieron la represión militar, según un informe realizado por la Revista Sotavento de la Universidad Externado de Colombia, en el archipiélago de San Andrés, el 42% de la población raizal se inclina por la separación, mientras que el 58% preferían seguir como un departamento de Colombia. ¿Podría gestarse nuevamente un movimiento independentista en la isla caribeña?

 

Adenda: El pasado 13 de agosto se conmemoraron 23 años del asesinato de Jaime Garzón Forero, a quien la historia se ha encargado de denominar como “un humorista”, sin embargo, más allá del humor su labor siempre fue pedagógica pues nos enseñó a ser críticos con nuestra dura realidad colombiana, termino esta columna de opinión con una frase su autoría: “No sé por qué se ríen, si lo que digo es serio, entre risas, obvio”.

POR: NICOLAS ESCOBAR

Compartir en