Votar a conciencia

Jaime Goyes Andrade

Este domingo los ciudadanos colombianos tenemos en nuestras manos el futuro de nuestro país. Por esta razón debemos acudir en masa y participar de las elecciones presidenciales.

“El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”. Con esta frase del célebre Winston Churchill quiero abordar mi columna, para hacer la pregunta ¿será que en Colombia existen estadistas?, porque hasta el momento no conozco a ninguno que piense en el futuro de las nuevas generaciones, sino solamente en conseguir votos a costa de lo que sea, así les toque hacer la llamada ‘guerra sucia’ como lo vemos en este momento con algunos candidatos.

La verdad ya somos muchos los que estamos cansados de lo que está pasando, esto ya parece una pelea de ‘gallos’ y no una campaña electoral para la presidencia.

¿Ese es el ejemplo que le están dando a las nuevas generaciones? Pues con razón nuestro país se encuentra entre los peores del planeta en materia de educación, después de conocerse los resultados años tras años de las pruebas del Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (Pisa, por su sigla en inglés), donde evalúan a jóvenes de todo el mundo y quedamos en el último puesto.

Y precisamente los políticos son los primeros en decir que es una vergüenza los resultados en materia de educación, cuando ellos son los que manejan las riendas del país y no han hecho nada por mejorar la formación que se imparte en Colombia.

Pero a ellos eso no les importa eso, la única vez que piensan en los jóvenes es cuando llegan a los 18 años porque ya pueden votar, de lo contrario poco o nada les interesa el futuro que puedan tener.

Es una lástima que tengamos que estar bajo el mando de personajes que solo buscan su propio beneficio y no el de los demás. Es una lástima que los llamados ‘jefes de la patria’ hayan caído tan bajo y les importe más ‘dejar por el piso’ a sus contendores en vez de buscar soluciones a las grandes problemáticas que aquejan al país. Es una lástima que los actuales candidatos a la presidencia den tan mal ejemplo a las nuevas generaciones, enseñándoles a que se debe conseguir las metas ensuciando y pisoteando el nombre de los demás.

Qué tristeza me dan estas sucias elecciones. Y para culminar quiero compartirles esta frase de Bernard M. Baruch: “Vota a aquel que prometa menos. Será el que menos te decepcione”.

Ante todo esto, me mantengo con mi posición y mi voto es por el ingeniero Rodolfo Hernández.

Por: Jaime Goyes Andrade

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest