UNA VALIOSA AYUDA

EDITORIAL

Todos sabemos que la pandemia de Covid- 19 que nos azotó a todos a nivel mundial, causó en nuestro departamento de Nariño una grave crisis a nivel económico en desarrollo de la cual miles de personas se quedaron sin empleo.

Para nadie es de extrañar que una de las zonas de nuestra geografía más afectada por esta recesión haya sido la costa pacífica de Nariño con énfasis en Tumaco, puerto que durante mucho tiempo se vio privado de una de sus principales generadores de recursos como lo es el turismo que por razones sanitarias se tuvo que paralizar, al igual que muchas otras actividades.

Secuelas de lo que fue esa situación todavía se viven, por lo que nos parecen positivos los emprendimientos cuyo objetivo primordial, es el de lograr la reactivación económica. Una de esas noticias positivas, es la referente a que la Cámara de Comercio de Tumaco de la mano del proyecto Innpulsa, inició un valioso proceso para el financiamiento de 128 ideas de negocios en la costa nariñense.

 

«Se trata de iniciativas sencillas, que no exigen tantos recursos como otros proyectos rimbombantes, pero cuya importancia no es menor, puesto que están destinados a favorecer a sectores vulnerables que buscan salir adelante».  

 

Para ello, se cuenta con 588 millones de pesos, recursos con los que se dotará de elementos a esos proyectos que buscan ayuda para ser puestos en marcha en diferentes zonas de la costa pacífica. Quizá el monto que se tiene para esa importante ayuda no parezca muy grande, pero nosotros consideramos que se trata de un muy importante respaldo a los emprendedores y trabajadores informales de Tumaco y en general de nuestra costa, quienes luego de los difíciles momentos vividos tienen como objetivo primordial sacar adelante pequeñas empresas, para de esta manera contribuir con la necesaria reactivación económica de nuestro departamento.

Por ello, nos parece satisfactorio, el reporte que acaba de presentar el coordinador de Proyectos de la Cámara de Comercio de Tumaco, Horacio Alejandro Ortiz, quien señaló que junto con el operador de Innpulsa ya se comenzó con las primeras entregas a los beneficiarios, las cuales incluyen neveras, estufas y otros accesorios, para que los emprendedores pueden iniciar sus proyectos.

Se trata de una importante ayuda, si tenemos en cuenta que gran parte de los beneficiarios se desempeñaban como trabajadores informales en los municipios de Tumaco, Roberto Payán, Barbacoas y El Charco, quienes ahora buscan mejorar su nivel de vida, en objetivos que merecen un completo respaldo.

Aparte de lo que representa esa ayuda en elementos de trabajo, nos parece que también se debe destacar el que los participantes en este proyecto social hayan tenido la oportunidad durante medio año de haber accedido a jornadas de formación en temas administrativos con la finalidad de fortalecer sus ideas de gpara ponerlas en práctica de forma efectiva y eficiente, que permitan el potenciamiento de esas empresas.

Por algo se comienza, se suele decir por lo que nuestro deseo es que estos 128 emprendimientos tengan un rotundo éxito, puesto que sus gestores son personas humildes que ven en estas iniciativas una gran oportunidad para mejorar sus condiciones de vida.

Por lo tanto, se trata de una de esos proyectos que no solo merece sacarse adelante, sino realizarlo de manera continua, motivo por el cual, nos alegra saber que en el panorama se vislumbran otros proyectos similares, uno de ellos con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Pnud y otro con la Cámara de Comercio del Putumayo, mediante los cuales se apoyarán más emprendimientos en Tumaco y El Charco.

Se trata de iniciativas sencillas, que no exigen tantos recursos como otros proyectos rimbombantes, pero cuya importancia no es menor, puesto que están destinados a favorecer a sectores vulnerables que buscan salir adelante.