Un llamado para todos

El parque de Santiago, encontré una escena que me dejó una ingrata impresión, el sector estaba lleno de basura.
Mauricio Muñoz.

Por: Mauricio Fernando Muñoz Mazuera.

En días pasados, desde el Ideam se informó que en el periodo comprendido entre las últimas semanas de agosto y el mes octubre el país iba a sufrir los embates de una nueva ola invernal, el organismo alertaba que, teniendo en cuenta la información que se maneja, las lluvias iban a ser más fuertes, comparándolas con las que se presentaron en el pasado mes de mayo.

Recordemos que en la última ola invernal varios sectores de la ciudad de Pasto se vieron afectados directamente, las imágenes de las casas y los vehículos tapados totalmente por las aguas en el Barrio Madrigal, contiguo al Terminal de Transportes, circularon por todas las redes sociales, en las mismas se observaba el desespero de las personas por la pérdida de sus enceres y pertenencias y el peligro que representaba para sus vidas esta emergencia.

«El sábado pasado, por cuestiones personales, pasé a las 4:00 am por el parque de Santiago, allí encontré una escena que me dejó una ingrata impresión, el sector estaba lleno de basura».

Si retrotraemos la situación vivida meses atrás al nuevo contexto en el que nos encontramos, muy poco, o mejor, nada ha cambiado, y como lo dije en su oportunidad, esto es un trabajo mancomunado entre las entidades de gobierno y la comunidad en general.

Por parte de la ciudadanía, lastimosamente todo sigue igual, las basuras se continúan arrojando sin ninguna consideración en las calles, las bolsas de los desperdicios se dejan en las esquinas de los barrios sin importar si es un día de recolección de los mismos o no. Este no es un problema de los escobitas que se encargan de recoger las basuras de las calles de Pasto, ellos hacen su trabajo de la mejor manera posible, inclusive exponiendo sus vidas en medio de los peligros que la madrugada puede traer y sin ninguna protección más que su chaleco reflectivo.

El sábado pasado, por cuestiones personales, pasé a las 4 am por el parque de Santiago, allí encontré una escena que me dejó una ingrata impresión, el sector estaba lleno de basura en toda su extensión, cartón, botellas, bolsas plásticas, latas entre otros, son los elementos que, tapan los sumideros y, con las lluvias causan emergencias como las narradas anteriormente.

Pero esta imagen no solo le pertenece al Parque Santiago, similar situación se vive en Rumipamba, Parque Bolívar, Parque Infantil y Las Cuadras, el manejo que se hace de las basuras es terrible, y esto pasa por el civismo inexistente y una falta total de cultura ciudadana. Seguimos observando como algunos conductores de autos arrojan desde los mismos botellas o papeles a la calle, miramos como algunos niños al salir de los colegios, tiran a la calle las bolsas o empaques de los alimentos, algunos dueños de mascotas sacan a las mismas a hacer sus deposiciones y quien es su tenedor no recoge estas. Lastimosamente los malos ejemplos de pastusos que no quieren su ciudad pululan y ya es tiempo de cambiar ese chip, o tendremos que sufrir, a corto plazo de los estragos a causa de las fuertes lluvias, y a largo plazo, la imposibilidad de vivir en nuestro planeta, pues lo estamos destruyendo a pasos agigantados.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest