La Alsacia, una vida ‘horneando felicidad’ en los nariñenses

Luis Villota Chávez y Amalia Fajardo de Villota,  fundadores de la panaderia La Alsacia.

Nosotros dependemos totalmente de la gente, del amor y de la calidad de cómo hacemos las cosas.

En la calle 14 de Pasto se encuentra ubicada la panadería La Alsacia, un lugar que se ha vuelto punto de referencia para los amantes de la buena avena y de los aplanchados y rosquillas.
Luis Villota ha mantenido un estilo personal en la fabricación de pan de una empresa que nació en 1944 en el barrio. Actualmente tienen una sede en toda la ciudad, sin embargo, su punto principal, ubicado en la calle 14 con carrera 25, es el lugar de encuentro para cientos de pastusos que añoran una buena avena.
Luis es un hombre humilde, trabajador y tímido. Cuando apenas era un niño aprendió de sus padres a tener dedicación por un oficio. Ellos hacían pan artesanal en el mismo lugar en el que hoy está la panadería. 
La preocupación por la calidad la aprendió de su padrastro “Él decía: el pan se hace de esta y esta manera y hay que usar las mejores materias primas para poder sacar calidad”.

Calidad 

Ese ha sido siempre el lema y la mayor preocupación de Luis: la calidad. Porque para él no son los huevos ni la leche en sí mismos, ni usar una marca en especial. La buena calidad de estas materias primas es el ingrediente principal para hacer un buen pan.
Llevaba varios años en el negocio de bienes raíces y su padre lo dejó a la cabeza de La Alsacia y aprendió a administrarla.
Para Luis el éxito de su negocio radica en tratar de conseguir siempre las mejores materias primas, sumado a la dedicación de trabajar 14 horas diarias. “Es la perseverancia, la constancia de estar ahí todos los días. Yo todavía me levanto temprano y, así sea a tomarme un tinto, miro que atiendan bien a la gente”, dijo.

Mezclar y amasar

Luis no ha cambiado la fórmula que por tantos años les ha funcionado a sus padres. La mezcla de ingredientes fundamentales, como la dedicación y el empeño, sumado al tiempo de cocción ideal, permitieron que él se dé cuenta de que La Alsacia tiene la receta para el éxito. El producto final ha sido el mantenimiento de sus productos por 78 años.
 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest