Histórico: Nariñense ganó medalla en Paralímpicos

El nacido en La Tola es el primer colombiano en conseguir una presea en levantamiento de pesas. El país ocupa el puesto 20 con 2 de oro, 4 de plata y 6 de bronce, para un total de 12.
El nariñense Fabio Torres cumplió la meta que se había trazado y le dio a Colombia la primera medalla en levantamiento de pesas en la historia de los Juegos Paralímpicos.

El nariñense Fabio Torres cumplió la meta que se había trazado y le dio a Colombia la primera medalla en levantamiento de pesas en la historia de los Juegos Paralímpicos. Hasta ahora, todas las medallas del país en la historia de las justas habían sido en natación, atletismo y ciclismo.

El podio lo completo el deportista de China Panpan Yan quien levantó 234 kilogramos, la plata fue para el iraní Seyedhamed Solhipouravanji con 222 y el nacido en La Tola, Nariño, Fabio Torres Silva con 221.

“Hace cinco años me blanqueé, como decimos nosotros. Hemos venido con muchas victorias y la competencia de hoy fue lo máximo, fue una sacadita del estadio, con la fe en Dios, la Virgen de las Lajas y el ánimo de mi padre”, dijo Torres tras colgarse la medalla de bronce en la categoría de -97 kilogramos.

La modalidad de levantamiento de pesas para los paralímpicos se llama powerlifting. La principal diferencia con el tradicional es que el deportista compite acostado sobre un banco plano. Y que no se hace arranque y envión, sino que es un solo movimiento, en el que la meta es levantar la mayor cantidad de peso posible. Cada participante tiene tres intentos. Torres lo consiguió en el primero.

 

Historia de vida

Torres quien tiene 43 años tiene una historia muy particular: fue el primer militar herido en combate en participar en unos Paralímpicos.

“Yo fui víctima de una mina antipersona del Eln. Eso fue en la zona del Catatumbo, cerca de Ocaña. Estábamos patrullando cerca de las 6:30 de la mañana, en una parte que no era tan boscosa. Como decimos nosotros, era más como maraña. Nos mandaron a hacer un registro. Yo iba de tercero en la fila. Pasó el primero, pasó el segundo y cuando pasé yo, pues explotó la mina”, recordó Torres, en ese momento, era cabo primero del Ejército. Eso sucedió hace 20 años.

Al comienzo no fue fácil. Tuvo una recuperación de un mes en Cúcuta y luego fue trasladado al Hospital Militar y luego al Batallón de Sanidad, donde terminó toda su recuperación, que duró alrededor de nueve meses.

 

Disciplina y constancia

Torres practicó varias disciplinas, como las bochas, el voleibol sentado, la natación, el atletismo y de vez en cuando saca otra de sus pasiones, el fútbol: es hincha del América de Cali y una de sus prótesis tiene el escudo de los Diablos Rojos. Pero las pesas comenzaron a llamarle la atención. Entró a la Liga y recibió el apoyo de la Corporación Matamoros.

“Había tenido muy poco contacto con el levantamiento de pesas, pero desde muy niño me gustaba mucho el peso, levantar mucho peso: desde los 14, 15, 16 años yo movía mucho peso. Y cuando llegué al Ejército, cuando se me enfermaba un soldado, yo agarraba el equipo del soldado y me lo echaba al hombro. Siempre me gustó eso, siempre me gustó andar pesado”, explicó.

A Torres también le gusta bailar y, de hecho, festejó su bronce bailando salsa choke en los pasillos del Tokyo International Forum. A los 43 años, ya tiene otro sueño cumplido.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest