Divorcio social

El pasado martes 26 de julio de 2022 en el Concejo de Pasto se llevó a cabo la socialización a pedido de la comunidad de lo que será la Empresa … Leer más

Mauricio Muñoz

El pasado martes 26 de julio de 2022 en el Concejo de Pasto se llevó a cabo la socialización a pedido de la comunidad de lo que será la Empresa Municipal de Gestión Territorial Integral, Emgeti, una empresa que se encargará de desarrollar proyectos de ciudad y que desde su creación ha venido envuelta en un mar de dudas y situaciones que, muy seguramente con el tiempo, saldrán a la luz.

El día de hoy voy a hacer referencia al evidente divorcio que se presenta entre el cabildo municipal y la comunidad, resquebrajamiento que se notó aún más el día en mención. La comunidad no se aguantó más las acciones de espaldas al pueblo, en donde no se toma en cuenta los puntos de vista de la comunidad, y acogidos a una “coalición mayoritaria”, a pupitrazo limpio, apoyar todo sin revisar las cosas de manera íntegra teniendo en cuenta a quienes los llevaron voceros del pueblo.

Pero la situación va más allá, porque estos concejales fueron elegidos por la misma comunidad, somos nosotros quienes hemos llevado a estos hombres al cabildo municipal, nuestra votación permitió que estos políticos asumieran las 19 curules que representan al pueblo pastuso en este espacio político de participación. Todo esto es muestra de lo que, años atrás, es ya vox populi, ningún cuerpo colegiado representa a quienes los eligen, ya no hay un real convencimiento que quienes se sientan en los escaños del concejo terminan pensando en el beneficio del pueblo, año tras año la confianza del pueblo se ha visto herida, pero aun así, el día de las elecciones de concejales y diputados, los buses y las sedes de los candidatos se atiborran en medio de refrigerios y propaganda electoral.

Esto es una radiografía de lo que sucede a nivel nacional, no hay credibilidad en el congreso nacional, pero aun así, noventa o cien mil votos obtienen estas personas que van a sus puestos en senado y cámara a no hacer absolutamente nada. Tristemente la gente del común reconoce la poca gestión de por lo menos el 80% de quienes ocupan estas curules, pero aun así, en las siguientes elecciones, volverán a obtener votaciones significativas y el circulo vicioso se mantendrá in saecula saeculorum.

En el Concejo de Pasto después de la situación que se vivió con el Estadio de la Pastusidad Tercer Milenio, se ha comenzado a vivir un divorcio con la comunidad, periodo tras periodo, varias han sido las acciones en las cuales el pueblo ha tenido que manifestarse con fuerza para que varias decisiones tomadas en plenaria, se detengan. Así quieran hacerlo ver de manera diferente, años atrás, se quiso abrir la puerta para la entrada de dineros privados a Empopasto, y es inaudito escuchar como aún se niega esta situación a capa y espada y se expresa que solo fue un cuento que se convirtió en caballo de batalla para que un candidato llegara a la Alcaldía de Pasto.

Escuchar de los concejales frases como “para que socializar temas a personas que no quieren entender porque son contrarias a la administración”, es una muestra inequívoca que los mismos concejales de Pasto no respetan el ambiente democrático en el cual se debe debatir las situaciones que afectan a la comunidad.

“Los concejales no velan por los intereses de la comunidad” son las palabras que se escuchan de parte del pastuso del común, y depende de nosotros que esta situación termine, revisando las hojas de vida de quienes aspiran a las curules, mirar el proceder de quienes postulan su nombre a estos cargos y así terminar con esta engorrosa situación en donde todos son invitados al concejo, menos el pueblo.

Por: Mauricio Fernando Muñoz Mazuera

Compartir en