Un sueño histórico se pacta en Colombia

Luego de la vibrante jornada de elecciones vividas ayer en Colombia hubo un notable ganador: el progresismo, el cual tomó fuerza en el Congreso y ahora son mayoría. Este es … Leer más

Juan David Galviz Eraso

Luego de la vibrante jornada de elecciones vividas ayer en Colombia hubo un notable ganador: el progresismo, el cual tomó fuerza en el Congreso y ahora son mayoría. Este es un hecho sin precedente en la historia del país. Nunca antes una corriente política contraria a la derecha era una mayoría tanto en Senado como en la Cámara de Representantes. Aires de cambios se avecinan en Colombia.

El caso de Nariño fue particular ya que tristemente las maquinarias políticas y el clientelismo al final se impusieron sobre el repunte que tuvo el progresismo y que, en algún momento de la jornada, puso a tambalear a la vieja política que tanto ha azotado a esta región. A veces nos merecemos todos los males que nos pasan. Sin embargo, en el momento que la vieja política iba perdiendo una curul, mientras repuntaba el progresismo, me dejó una luz de esperanza de que esta corriente ya está muriendo en nuestro departamento de Nariño.

Lo cierto del caso es que después de esta jornada notamos que la gente reaccionó, se cansó del cinismo y descaro de los viejos partidos políticos tradicionales que en campaña hablan de un cambio y un mejor país cuando ellos mismos han sido los artífices de todas las desgracias de los colombianos. La gente reaccionó y hoy le apuesta a un sueño histórico que se comenzó a pactar en Colombia.

A pesar de que el resultado ayer fue positivo y nos llena de esperanza e ilusión, no dejo de pensar en la reacción de la vieja política colombiana en las próximas semanas ya que seguramente van a maquinar y orquestar diferentes acciones contundentes para que el progresismo no llegue a la presidencia debido a que el Congreso ahora está de su lado y el hecho de que el candidato de la oposición tenga Senado, Cámara y Presidencia podría representar un riesgo para todos aquellos que se han burlado de la justicia.

Amigo lector, el sueño histórico se comenzó a pactar en Colombia, pero esto apenas es el inicio, aún falta el paso más importante que son las elecciones a presidencia. Seguramente vendrán dificultades de orden social, pero no podemos desfallecer cuando hemos dado el primer golpe certero a la vieja política que tanto daño nos ha hecho durante más de 200 años.

Es por ello que sueño con una Colombia mejor, sueño con un futuro mejor para los míos, sueño con que mis futuros hijos puedan crecer en un país justo, sueño con llegar a mi vejez en paz sin tener que salir de Colombia, sueño con el fin de la guerra y sueño con que se haga justicia con aquellos que tanto daño le han hecho a la sociedad. Anhelo que lleguen aires de cambio en mi amado país. ¡Hemos dado el primer paso!

Por: Juan David Galviz Eraso

Compartir en