SOS en la costa nariñense

Christian Benítez Ramírez

El pacífico nariñense es una zona de Colombia que por mucho tiempo ha estado marginada al igual que el departamento, no solo por las entidades nacionales y hasta departamentales, sino también por los habitantes del país que ni siquiera conocen o han escuchado hablar de municipios como Magüí, Barbacoas o Tumaco.

Municipios que en los últimos días se han visto afectados por las fuertes lluvias que se presentan a final de año y que han ocasionado diversos incidentes en varias regiones de Colombia, pero es diferente hablar de un deslizamiento de tierra o una inundación que sucede en centro o en el norte del país, a una que surja en el sur occidente de Colombia.

Bogotá, Cartagena, Barranquilla y Cali son las ciudades más escuchadas del territorio colombiano; de Nariño, lo más representativo y recordado es su capital, San Juan de Pasto, y eso gracias al Carnaval de Negros y Blancos que ha trascendido fronteras. Pero la costa de este departamento es casi inexistente.

En los últimos días varios incidentes provocados por el aumento de las lluvias han dejado afectadas diversas zonas de este departamento, Buesaco, El Encano en Pasto y ahora municipios como Magüí y Barbacoas se ven afectados debido al desbordamiento de ríos como el Patía y el Telembí, provocado por las constantes precipitaciones.

Eventos que han afectado a numerosas poblaciones de estos municipios. En el caso de Magüí, 23 veredas resultaron inundadas por la creciente del río, que, si bien no hubo pérdidas humanas, sí fueron arrasadas varias estructuras entre estas casas y escuelas, dejando a los habitantes de estos sectores sin un lugar de residencia. Los afectados son aproximadamente 2.600 personas.

En Barbacoas es la décima inundación en el año y al igual que las anteriores generó pérdidas económicas del sector comercial que se vio altamente afectado, al que agricultores que perdieron sus cultivos. Los alcaldes de estas comunidades han hecho un llamado al Gobierno Nacional y departamental y a la gestión del riesgo para trabajar conjuntamente y dar soluciones definitivas a esta problemática. Es hora de atender a esta zona del país.

Lo que no podemos olvidar es que estos incidentes también son responsabilidad de los mandatarios locales, ellos también realizan acciones frente a esta problemática. Desde hace mucho tiempo atrás se presentan inundaciones en estos territorios, entonces, ya es momento que le den prioridad a la construcción de muros de contención, campañas ambientales, limpieza de alcantarillado y muchas acciones más que permitan prevenir o al menos mitigar estos incidentes.

Por: Christian Benítez Ramírez