Pasto ‘bajo el agua’

El pasado martes Pasto quedó ‘bajo el agua’ y si bien no fue todo el municipio si son alrededor de 14 barrios los que tuvieron que vivir los estragos de … Leer más

ClauZ

El pasado martes Pasto quedó ‘bajo el agua’ y si bien no fue todo el municipio si son alrededor de 14 barrios los que tuvieron que vivir los estragos de las lluvias, que no cesan y lastimosamente siguen causando daños, no solo en la capital nariñense sino además en todo el departamento.

Lo grave del asunto y lo que me parece decepcionante es que el colapso de las tuberías y rejillas en gran medida se dio por la falta de cultura ciudadana ¡si señores! Eso que desde pequeños nos enseñaron que es: no votar basura a la calle, al parecer como la mayoría de veces nos entró por un oído y nos salió por el otro.

Lo vergonzoso a decir verdad es que la gente juzgue y critique a los malos gobiernos, los pésimos políticos y todos los que no hacen nada, cuando la verdad es que nosotros mismos desde nuestros valores y educación no hacemos nada para mejorar como sociedad.

Qué triste y que impotencia se siente al ver los videos que circulan en redes sociales de cómo la gente sufría por sus cosas, esas que si bien no son indispensables en la mayoría de hogares cuesta mucho conseguirlas y a veces son años de esfuerzo y trabajo para tener su casita bonita, como siempre los nariñenses sacamos la cara en solidaridad y apoyo y estoy segura que muy pronto las ayudas no se van hacer esperar y las más de 161 familias que terminaron damnificadas si bien no van a recuperar todo no se van a sentir solas para poder recuperarse de esta crisis.

Pero obviamente el llamado y con urgencia además de enojo y desesperación es para que como ciudadanía tomemos conciencia, es a darnos cuenta que los principales causantes de esta situación somos nosotros mismos al no ser capaces de votar la basura en su lugar, al no enseñar a las nuevas generaciones a reciclar, reutilizar y lo más importante que la basura se deja en los botes no en las alcantarillas, ojalá este tipo de tragedias nos abran los ojos y nos hagan entender que de nada sirve querer cambiar un país cuando la verdad es que los cambios no vienen de cada uno de nosotros.

El compromiso es en construir un mejor lugar para vivir, es poder ponerse en los zapatos del otro y de la misma manera trabajar para construir algo mejor, es entender que este tipo de hechos trágicos y tristes son la muestra de que algo estamos haciendo mal y que nuestra obligación es cambiar para que no sigan ocurriendo.

Espero que en lugar de culpar al otro por las tragedias aprendamos a tomar conciencia de las cosas que estamos haciendo mal para cambiarlas y prontamente entender que mantener la ciudad limpia no es trabajo de Emas o de sus trabajadores, sino es un compromiso de todos nosotros para que en estas temporadas de lluvias nuevamente no tengamos que amanecer ¡bajo el agua!

 Por: Claudia Zambrano Erazo

Compartir en