Movilidad in-sostenible

Ustedes lectores como yo hemos llegado a la misma conclusión, en la ciudad de Pasto lo que existe es una MOVILIDAD IN-SOSTENIBLE.

Christian Benítez Ramírez

Por: Christian Benítez Ramírez

Hablar de movilidad sostenible se ha convertido en un tema fundamental de todos los gobiernos, locales, regionales y nacionales, promover un transporte alternativo, amigable con el medio ambiente, darle prelación al peatón y al ciclista urbano, evitar las emisiones de gases, velar por el cumplimiento de las normas de tránsito son temas que hacen parte de esa gran propuesta, ¿Será que Pasto cumple con alguno de dichos elementos?

La capital de Nariño, es una ciudad pequeña, que, para mi opinión esta superpoblada de automotores, en especial carros particulares y motocicletas, muchas de sus vías en mal estado, existen pocos controles de tránsito y una carencia total de cultura vial. Transitar por las calles de Pasto es entrar en una competencia desleal, en donde la ley de la selva es la que rige, sobrevive el “más fuerte”.

La pocas ciclorrutas existentes son atosigadas por conductores de motos, que por el afán de llegar a sus destinos las invaden sin ningún inconveniente, además, tienen el descaro que si un ciclista urbano esta en ellas, y ellos detrás, no paran de pitar; esto lo digo por experiencia propia.

Si bien, los peatones y ciclistas que transitan la cuidad tenemos prelación ante los demás medios de transporte, eso no nos da el poder de hacer lo que sea en las vías, en este sentido, encontramos personas cruzando las calles por espacios inadecuados, ciclistas evitando las ciclorrutas e invadiendo los dos carriles, donde los hay, pasándonos en rojo o en amarillo los semáforos, eso es no tener cultura vial.

Y ni que hablar de quienes deben velar por la vida de TODOS los actores viales, agentes y Secretaría de Tránsito, que si bien realizan controles en la ciudad, su función debe ir más allá de dar y quitar el paso en las calles; esto lo digo porque en las zonas escolares, a pesar de la existencia de los funcionarios quienes cumplen la labor antes mencionada, hay una serie de vehículos mal estacionados, generando taponamientos en la vías, pero los agentes ahí presentes no hacen mayor cosa para evitarlo. Es ahí donde debería actuar y poner las sanciones pertinentes.

Pero bueno, este último problema no solo es responsabilidad de los agentes de tránsito, sino también de padres y acudientes que llegan en automóviles y motocicletas a dejar a sus hijos, a quienes no les importa estacionarse de manera inadecuada por estar más cerca de las zonas escolares, y es que ahí no termina la cosa, si bien ya una serie de vehículos ha invadido la parte derecha de la vía, otra serie de carros se parquean al lado de estos, y se bajan a dejar a sus hijos, dejando solo un pedazo de la vía, intransitable; esto en el sector de Maridíaz.

¿Será que Pasto cumple con alguno de dichos elementos? esta era la pregunta con la que iniciábamos, después de dar un pequeño panorama que en realidad se queda corto creo que tanto ustedes lectores como yo hemos llegado a la misma conclusión, en la ciudad lo que existe es una MOVILIDAD IN-SOSTENIBLE.

Compartir en