Reunión entre el Gobierno y disidencias de las Farc

Un importante acercamiento entre el Gobierno y las disidencias de las Farc, se llevó a cabo en el departamento del Caquetá.

Dag Nagoda, ministro y embajador.

Un importante acercamiento entre el Gobierno Nacional y las disidencias de las Farc, se llevó a cabo en las últimas horas en el departamento del Caquetá.

Se trató de una reunión exploratoria entre el comisionado de Paz, Danilo Rueda, y cuatro delegados del Estado Mayor Central de las disidencias Farc autodenominadas ‘Farc-EP‘, con el fin de «valorar la posibilidad de iniciar diálogos en el marco de la Paz Total».

Ambas partes coincidieron en «la disposición y necesidad de que estos diálogos estén ambientados por un cese al fuego bilateral, cuya ejecución deberá ser verificada». Desde el grupo armado insistieron en que esa declaratoria de alto al fuego se dé lo más pronto posible. 

El comisionado, por su parte, explicó a fondo el concepto de la política de Paz total, incluyendo el marco constitucional y jurídico, al igual que su enfoque territorial, «los criterios de construcción de confianza y los presupuestos del diálogo».

Farc pide garantías 

Otro de los puntos que puntualizaron desde las disidencias fue, precisamente, que entienden la Paz total como «la erradicación de las causas generadoras del conflicto social y armado». Además, aclararon que para un eventual inicio de diálogos «serán consultadas todas sus estructuras».

El grupo armado residual destacó también la importancia de tener y contar con ‘terceros neutrales’ como garantía en los diálogos.

En este primer encuentro estuvieron como mediadores el jefe de Misión Adjunto de la ONU, Raúl Rosende, y el ministro y embajador noruego, Dag Nagoda.

El Gobierno y los combatientes acordaron también firmar un protocolo confidencial «para garantizar una reunión de los mandos del Estado Mayor Central de las Farc-EP». Por lo mismo, el comunicado concluye afirmando que «consideramos que como nunca antes en la historia de nuestro país, se están generando las condiciones para dejar atrás por siempre décadas de violencia fratricida».

Compartir en