EN DEFENSA DE LA VIDA EN NARIÑO

La paz sería lo mejor que pasará a Nariño, departamento que ha sido uno de los mayormente afectados por el conflicto armado en Colombia.
Editorial Diario del Sur

De nuevo Nariño vuelve a ser escenario de nuevas masacres, en una oleada de violencia que azota a nuestras comunidades indígenas en diferentes sectores del departamento.

Nos referimos a unos hechos que alteran de manera grave el orden público en nuestra región, puesto que, en las últimas horas, varias personas (no se ha podido establecer con certeza el número), quienes hacían parte de las comunidades Awá y Nasa, han sido asesinadas, lo que en estos momentos origina una situación de profunda incertidumbre en esta zona sur del país.

Por ello, nos parece correcta la actitud que ha asumido el gobernador de Nariño, quien se comunicó con el Gobierno Nacional, a quien le solicitó la instalación de un puesto de Mando Unificado por la Vida, tendiente a hacerle frente a estas matanzas que siguen llenando de luto varios sectores de la geografía nariñense.

En este sentido nos duele tener que escribir inicialmente en torno a la masacre de la que fueron víctimas entre los resguardos indígenas de Chiles y Mayasquer, en jurisdicción del municipio de Cumbal, tres comuneros indígenas, entre ellos una exinspectora de Policía, su compañero sentimental y un amigo de la pareja, quienes fueron atacados por hombres armados quienes les propinaron varios impactos de bala.

También, en el corregimiento de Sucumbios, zona rural de Ipiales, se habla del asesinato por lo menos de 7 personas, pertenecientes a comunidades indígenas, varias de las cuales, de acuerdo con los detalles que se han venido conociendo, habían estado cautivas de una organización al margen de la Ley, que se hace llamar Comandos de la Frontera.

Nos enfrentamos como lo expresa el gobernador de Nariño, Jhon Rojas Cabrera, a una situación bastante delicada, la cual amerita de inmediato la intervención del Gobierno Nacional, como lo acaba de exigir el mandatario seccional.

Es así como hoy le hacemos eco a esa petición, puesto que se necesita que todas esas comunidades que hoy se encuentran en medio de esa violencia desatada, reciban la protección del Estado.

Todos nosotros sabemos que estas masacres en detrimento no solo de las poblaciones indígenas, sino en contra de diferentes sectores como los líderes y lideresas sociales y los defensores de derechos humanos, no constituyen una problemática de ahora, sino que se afronta de mucho tiempo atrás, en especial en la costa pacífica.

"La paz sería lo mejor que le pudiera pasar a Nariño, departamento que, a través de los años, ha sido uno de los mayormente afectados por el conflicto armado en Colombia. De esto no tenemos dudas, puesto que la implementación de una paz total en el país nos abriría la puerta del desarrollo y progreso, que durante mucho tiempo ha estado trancada por la violencia".

Conocemos también que la mayoría de esos lamentables episodios tiene diversos orígenes y en ese sentido, la mayor responsabilidad se le debe atribuir a las organizaciones del narcotráfico, permanentes generadores de la terrible violencia que se vive en varios municipios de Nariño. Pero también aportan lo suyo las disidencias de la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc y el Ejército de Liberación Nacional, Eln y sobre el particular, el gobernador Rojas Cabrera afirma que en Nariño hacen presencia 13 grupos armados, los que son la causa de la desbordada violencia.

Por esa razón, como lo manifiesta el gobernador Jhon Rojas Cabrera, es necesario que todos los colombianos le brinden su total apoyo a la intención del Gobierno Nacional de dialogar con todos los grupos y lograr la paz total.

La paz sería lo mejor que le pudiera pasar a Nariño, departamento que, a través de los años, ha sido uno de los mayormente afectados por el conflicto armado en Colombia. De esto no tenemos dudas, puesto que la implementación de una paz total en el país nos abriría la puerta del desarrollo y progreso, que durante mucho tiempo ha estado trancada por la violencia.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest