CURÉMONOS DE ESPANTOS

EDITORIAL

Nos parece que es el momento que nos dejemos de espantos y sustos injustificados y nos pongamos a trabajar      con juicio y responsabilidad.

Es cierto que los cambios suelen provocar inquietud, preocupación y alarma, como ocurre en este caso, cuando luego de 200 años, la izquierda asumió el poder en Colombia.

Nos estamos refiriendo a una situación histórica, la cual era previsible en estos tiempos que vivimos. Además, no podemos olvidar que nuestro país, es una de las democracias, más fuertes del continente y en virtud a esto, el pasado 19 de junio, en las urnas millones de colombianos dispusieron que el presidente de la República fuera Gustavo Petro.

Por lo tanto, ya llevamos 8 días de ese histórico Gobierno, en desarrollo de los cuales el mandatario entrante apenas está haciendo los ajustes que se requieren para gobernar a un país tan difícil y convulsionado como lo es Colombia.

Recordamos como en plena campaña gracias a las redes sociales, se dijeron muchas cosas de la persona que hoy ostenta el mando de nuestro país, entre ellas que iba a poner en marcha expropiaciones y que se iba a atentar contra las libertades individuales.

 

«Dejemos trabajar al nuevo Presidente y cada uno de nosotros y nosotras hagamos lo mismo para hacer de Colombia un mejor país, pero sobre todo, curémonos de espantos, porque, reiteramos, si le va bien a él, nos irá bien a todos«.

 

Naturalmente, es de esperar grandes cambios. Después de todo no es lo mismo que la Presidencia de la República la hubiera ganado el ingeniero Rodolfo Hernández. Pero, como ya lo dijimos, luego de dos siglos la izquierda se encaramó en el poder y por lógica muchas cosas van a ser muy diferentes a lo que eran antes.

Sin embargo, tampoco podemos olvidar que vivimos en un país de derechos, por lo que no es posible que los anunciados males se vayan a presentar así como así, puesto que no estamos hablando de una dictadura, sino de un mandatario nacional elegido de manera democrática y constitucional por más de 11 millones de colombianos.

Por lo tanto, creemos que lo mejor que podemos hacer en los actuales momentos es dejar el susto y los temores infundados a un lado y ponerlos a trabajar. Recordemos que acabamos de afrontar momentos muy difíciles a consecuencia de la pandemia de Covid-19, una circunstancia histórica y sin precedentes en Colombia, la cual nos causó una grave afectación y, por lo tanto, ahora más que nunca necesitamos continuar a toda marcha con el proceso de reactivación económica.

La esencia de este llamado que hoy hacemos es que si al señor presidente de la República, Gustavo Petro le va bien, por ende a todos nosotros también nos irá bien. Entendemos el temor de los empresarios, también producto de una situación inédita como lo es el enorme cambio político que acaba de dar Colombia, pero nos parece que lo que se debe hacer es acompañar al mandatario nacional en estos primeros días de trabajo.

Por ahora, con un poco más de 8 días de trabajo, sería insensato emitir un juicio en torno al Gobierno que nos espera, máxime como ya lo anotamos antes, cuando cada uno de nosotros y nosotras, sabemos muy bien que Colombia es un país muy difícil de gobernar.

En ese sentido, lo que debemos entender es que precisamente por eso es que las cosas en nuestro país no van a cambiar de la noche a la mañana, por lo que la pobreza y otros grandes males que nos aquejan se van a esfumar como por arte de magia.

Por lo tanto, dejemos trabajar al nuevo Presidente y cada uno de nosotros y nosotras hagamos lo mismo para hacer de Colombia un mejor país, pero sobre todo, curémonos de espantos, porque reiteramos, si le va bien a él, nos irá bien a todos.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest