Campaña electoral

Ya falta poco para el primer proceso electoral en Colombia de este año, el cual se hará el próximo mes de marzo y ya se comienza a ver el desfile … Leer más

Jaime Goyes Andrade

Ya falta poco para el primer proceso electoral en Colombia de este año, el cual se hará el próximo mes de marzo y ya se comienza a ver el desfile de candidatos que buscan ganar en sus respectivas regiones y a nivel nacional.

En esta ocasión se votará por representantes a la Cámara, senadores y las consultas presidenciales.

Como siempre ocurre, salen las dichosas encuestas en donde los que están arriba dicen que no se lo esperaban, pero que ven con beneplácito los resultados y los que están abajo dicen que nunca han creído en encuestas.

Los que van de primeros publican numerosos boletines de prensa para que todo el mundo sepa los resultados, pero en muchas ocasiones no se dan cuenta que en esas mismas encuestas el porcentaje de gente que dice no saber por quién votará es mayor que el de ellos.

De todas formas, a veces resulta gracioso ver todo lo que hacen algunos políticos para ganar votos: comienzan a subirse a los buses, cuando en su vida lo habían hecho. Otros van a los barrios marginados aduciendo que los van a ayudar, con el típico mensaje “vamos a acabar con todos los pobres”, y lo peor es que cuando son elegidos lo logran, acaban con todos los pobres porque los dejan morir de hambre.

También está el político que dice “yo no quería ser candidato, la gente me lo pidió y lo hago por el pueblo”, pero solo ellos se creen tamaña mentira.

Durante campañas se ven mucha clase de candidatos, está al que lo llaman semáforo, porque antes eran del partido amarillo, después del rojo y luego del verde, y así viceversa, con tal de ganar no saben por qué movimiento lanzarse. 

Así por el estilo van desfilando una serie de candidatos, de los cuales, hay algunos que para nada piensan en trabajar por el pueblo, sino buscar su propio beneficio.

Hay varios que tienen demandas por alimentos y me imagino que si no son capaces de velar por sus hijos, mucho menos lo harán por la comunidad, así que a esos no deberían dejarlos ni siquiera ser candidatos.

Aunque hay que reconocer que existe gente buena y capacitada que si quiere hacer algo positivo a favor de los demás. Precisamente por ellos es por quien debemos votar, porque existe una frase muy cierta (desconozco el autor) que dice: “no es la política la que hace a un candidato convertirse en ladrón, es tu voto el que hace a un ladrón convertirse en político”.

Por: Jaime Goyes Andrade

Compartir en