Cambios sin lagartería

El masivo apoyo de congresistas de los partidos tradicionales a la agenda legislativa de Petro presidente acaba con la incertidumbre política, envía un mensaje de tranquilidad a la inversión económica, … Leer más

Chucho Martinez

El masivo apoyo de congresistas de los partidos tradicionales a la agenda legislativa de Petro presidente acaba con la incertidumbre política, envía un mensaje de tranquilidad a la inversión económica, diluye la polarización y los temores izquierdizantes. Demuestra también, que los partidos tradicionales no tienen fronteras ideológicas irreductibles, sino que los mueve el statu-quo de sus prebendas porque siempre se han movido detrás del poder presidencialista del cual han derivado su sustento politiquero personal y familiar.

El reto para Petro es no dejarse llevar por ese modelo que hizo crisis y contra el cual votamos mayoritariamente en pos de modernizar el país porque venimos arrastrando un rezago feudal en lo político, económico y cultural.

La modernización implica otra racionalidad que va más allá del pacto electoral, es por un Nuevo Contrato Social como el de Rousseau.

 

«El reto para Petro es no dejarse llevar por ese modelo que hizo crisis y contra el cual votamos mayoritariamente en pos de modernizar el país porque venimos arrastrando un rezago feudal en lo político, económico y cultural”.

 

Los nariñenses que votamos por intereses colectivos de desarrollo regional por encima de los subalternos exigimos de los 10 y más grupos del Pacto por Petro se pongan a la altura del compromiso histórico del país y de Nariño y que en lugar de distraerse en reyertas por gobernación, alcaldías, asamblea y concejos, se dediquen a concretar el Pacto Regional Vinculante para construir un gran acuerdo por el desarrollo endógeno para que sea incorporado en el Plan Nacional de Desarrollo y el plan inversiones. Sepan que el plan es la parte más importante de la política pública y lo que está fuera del plan no existe. No olviden que Petro solo tiene 4 meses para aprobar su plan.

De estos debates sobre lo fundamental y de la entrega a la causa social deben salir los líderes del nuevo país que evite oportunismos y frustraciones.

Rayón: 1.- La lagartería parroquial está en Bogotá detrás de las comisiones de empalme utilizando como carta de presentación los votos del pueblo que no está detrás de puestos sino de cambios sustanciales para el país y no para unos pocos que han medrado de la burocracia, a nombre de la guerra uno, de la paz otros y ahora del Pacto Histórico.

2.-Si hiciéramos un minuto de silencio por todas las víctimas que ha reseñado la Comisión de la Verdad nos demoraríamos 17 años completos con sus días y sus noches. Dice el padre De Roux.

 Por: Chucho Martínez

 

Compartir en