Al fútbol lo tiñeron de sangre

¡Tragedia en México! Titulaban los principales diarios la mañana de ayer ante el enfrentamiento entre hinchas en el estadio Corregidora, en la ciudad de Querétaro, en donde decenas de personas … Leer más

ClauZ

¡Tragedia en México! Titulaban los principales diarios la mañana de ayer ante el enfrentamiento entre hinchas en el estadio Corregidora, en la ciudad de Querétaro, en donde decenas de personas fueron agarradas a golpes hasta quedar inconscientes, mientras niños corrían con sus padres hasta la cancha para evitar ser alcanzados por los enfrentamientos.

Yo me arriesgaría a decir y no con el ánimo de exagerar ¡Tragedia mundial! Porque es increíble y escandaloso el hecho de que un partido de fútbol se convierta en una de las peores batallas campales que se han registrado y lo peor de todo que se busque esconder y mitigar lo que en realidad pasó.

Se hablaba de alrededor de 20 muertos y más de 22 heridos, pero los videos e imágenes del espectáculo que debió ser de alegría por los goles y el amor a sus equipos, en realidad se convirtió en una película de terror que se viralizó a través de redes sociales mostrando como siempre el peor lado del ser humano, esa violencia desmedida por la falta de educación, valores y oportunidades que tienen los jóvenes para dejar a un lado la guerra.

Pedir la sanción no es suficiente, este tipo de hechos no pueden volver a ocurrir en ningún estadio del mundo porque bajo ninguna excusa se puede justificar que un padre de familia tenga que desvestir a su hijo para que no lo ataquen por pertenecer a un equipo diferente, estamos indignados, avergonzados y aterrorizados del nivel de violencia que existe en el mundo y mucho más de cómo estos hechos manchan y llenan de sangre algo tan bonito como es el fútbol.

Lo más grave del asunto es que los agresores seguían atacando a sus víctimas aun cuando ya estaban en estado inconsciente, ¿hasta qué grado de enfermedad mental está el mundo que se debe atacar a un desprotegido? Bastante convulsionado esta este planeta como para sumarle que los deportes se conviertan en escusas para comenzar las guerras. No somos mexicanos, pero somos humanos y este tipo de hechos deben viralizarse y rechazarse por parte de todos, no se puede permitir que unos cuantos sigan tiñendo de sangre los estadios por su falta de humanidad.

Pedimos paz, clamamos por lograrla en cualquier espacio que existe y que bajo ningún pretexto las diferencias sean la excusa para generar caos, lo ocurrido en México tiene que ser el espejo de lo que no puede pasar en el mundo y mucho menos en un país como Colombia que tanto ha trabajado por cambiar el valor de las barras populares. No podemos permitir que el fútbol sea teñido con sangre por la falta de tolerancia de unos cuantos.

Por: Claudia Zambrano Erazo

Compartir en