Triunfo de las milicias pastusas en Cariaco

Guillermo Alfredo Narváez Ramírez

Este jueves 7 de abril se cumplen 200 años de la más decisiva batalla librada por el libertador Simón Bolívar y su tropa patriota, la cual se libró en la falda occidental del volcán Galeras y fue dirigida por el mismo. Fue la batalla de Cariaco, mal llamada de Bomboná, en la cual triunfaron las milicias realistas pastusas.

Transcurría 1882 cuando el pueblo de Pasto que celebraba la Semana Santa tuvo conocimiento del avance de las tropas de Bolívar luego de cruzar el río Juanambú por el sector de Guambuyaco.

Ese sábado santo, 6 de abril, el Libertador ocupó la hacienda Bomboná percatándose que la tropa española al mando de Basilio García ocupaba la orilla de la quebrada de Cariaco, una gran hondonada de unos 250 metros de profundidad por más de 300 de anchura, en forma de U. El 7 de abril después del mediodía se traba allí una batalla, la más sangrienta de las guerras de independencia, entre la tropa patriota integrada por unos 2.500 hombres, distribuidos entre los batallones Vargas, Bogotá, Vencedores, Cazadores. Húsares de la Guardia y Rifles y las milicias realistas pastusas.

De la tropa patriota Simón Bolívar era el comandante general; jefe de
Estado Mayor general de brigada Bartolomé Salom, jefe de la Primera División, general de Brigada Pedro León Torres, y jefe de la Segunda División general Manuel Valdés.

 

«Se debe recalcar que la batalla oficialmente llamada de Bomboná, que era una hacienda, no tuvo ocurrencia en ella. Allí solo fue el campamento de las tropas de Bolívar, que luego del combate se convirtió en hospital”.

 

El general Bolívar y sus tropas acamparon en la hacienda Bomboná, mientras Basilio García lo hizo por el sector sur de la quebrada Cariaco.

Al respecto el general José María Obando expresa que el terreno se presentaba muy favorable para los realistas, pero fatal para los patriotas. Una línea de fortalezas naturales hacía de su posición del todo insuperable de tal forma que el paso preciso de la quebrada podía ser defendido por todo el ejército realista, mientras que los patriotas apenas podían descender de a dos en fondo, siendo asediados por las balas enemigas.

Pasadas varias horas de combate los contendientes tuvieron bajas iniciales, pero la mayor la tuvo el ejército patriota con 174 muertos y 357 heridos. En contraste el ejército realista de Basilio García, en su mayoría con las milicias pastusas, con ruana y sombrero, solo tuvo 20 bajas y 60 heridos.

Se debe recalcar que la batalla oficialmente llamada de Bomboná, que era una hacienda, no tuvo ocurrencia en ella. Allí solo fue el campamento de las tropas de Bolívar, que luego del combate se convirtió en hospital.

A esta altura de la narración bien cabe un interrogante. ¿Quién ganó la batalla? Las cifras son contundentes.

Teniendo en cuenta lo que escribe el general José María Obando, se constata que la tropa de Simón Bolívar al final perdió más de 800 hombres y más de un millar de heridos.

Este desastroso resultado para la tropa patriota hizo que el historiador José Manuel Restrepo, muy adicto a Bolívar, escribiera que “con tres victorias de esta naturaleza, aquellas tropas, ornamento del ejército de Colombia, desaparecerían eternamente, y debemos pedir a Dios que nos libre de triunfos semejantes…”

Por lo tanto, finalizando el relato de la batalla de Cariaco, en un contundente triunfo de las milicias pastusas frente a las tropas de Bolívar, que, derrotado, se vio obligado a tener que retroceder por el camino andado hasta llegar al Trapiche, hoy ciudad Bolívar, en el departamento del Cauca. De ser triunfador hubiese seguido hacia Quito para encontrarse con Sucre y librar la batalla de Pichincha el 24 de mayo del año de la batalla mal llamada de Bomboná, cuyo bicentenario se celebra en estos días.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest