Soplan los vientos de agosto en D. Pasto

Total sorpresa para la opinión pública, aficionados y medios de comunicación de Pasto causó el debut de un joven jugador en Deportivo Pasto en el anterior compromiso contra el Atlético … Leer más

Juan David Galviz Eraso

Total sorpresa para la opinión pública, aficionados y medios de comunicación de Pasto causó el debut de un joven jugador en Deportivo Pasto en el anterior compromiso contra el Atlético Huila. Un juvenil que viene de Ibagué sin sumar minutos como profesionales y que el actual técnico de la escuadra volcánica le brindó la oportunidad por encima de muchos canteranos de la región que vienen haciendo el respectivo proceso en el club.

No condenamos el actuar del jugador quien con mucha ilusión y esmero pudo cumplir el sueño de jugar fútbol profesional, él no es el culpable de esta decisión tomada por el estratega tolimense. El problema de fondo es por qué se les negó la oportunidad a los otros jugadores de la región en debutar en el equipo profesional, cuando en algunos casos muchos de ellos renunciaron al equipo al no ver la oportunidad de sumar minutos.

Este problema no es nuevo y ha generado malestar por muchos años en el Deportivo Pasto. A la memoria se vienen jugadores como Adrián Estacio quien se fue al Once Caldas debido a la falta de continuidad en el equipo que, en ese entonces dirigía Alexis García; el mismo caso fue el de Gabriel Burbano y Jeison Solarte, quienes son otro ejemplo de jugadores que esperaron su oportunidad y nunca les llegó; y el más reciente fue el caso de Joan Campaña quien esperó más de un año y medio por una oportunidad para debutar y se la dieron al final de su ciclo con el Pasto tras una presión de la prensa y los aficionados.

Es por ello que es inconcebible el hecho de que le den la oportunidad a un jugador menor de 18 años de edad para que debute cuando los nuestros se encuentran haciendo una fila que en algunos casos nunca avanzó y muchos dieron el paso al costado de esta misma.

Los directamente responsables son los directivos del equipo quienes permiten este tipo de hechos que van en contra del crecimiento del club y el trabajo institucional ya que estos jugadores que vienen de otros lugares a debutar en el Pasto generalmente se van sin dejarle ganancias a la institución nariñense y alimentan los bolsillos de unos pocos.

Es por ello que se debe instaurar una política pública en Deportivo Pasto en donde se priorice a los jugadores de la región y se obligue al técnico de turno a alinear a los canteranos en compromisos oficiales para lograr ventas y así generar ingresos a la institución. Mientras no se establezca esta solución de fondo veremos cómo muchos jugadores jóvenes suman minutos en la institución volcánica y se van sin pena ni gloria.

Por: Juan David Galviz Eraso

Compartir en