Actualidad económica de Nariño

Artesanos productivos y competitivos construyendo paz, es un proyecto con gran acogida que surgió en 2016, y que se ha convertido en un éxito.
Opinión

Por: Guillermo Alfredo Narváez Ramírez.

En estos días se puede destacar la actividad económica del departamento de Nariño con sus potencialidades y necesidades.

El principal sector económico es el agropecuario. Los cultivos de mayor importancia son la papa, cacao, maíz, trigo, cebada (uno de los pocos lugares de Colombia donde todavía subsisten estos cultivos), café, fríjol, plátano, caña panelera, palma aceitera, zanahoria, olloco, arveja, haba y quinua.

Las agroindustrias más significativas son la harinera y la aceitera. Pero también este departamento es el mayor productor de hoja de coca en el país, lo que lo ha transformado en el blanco de numerosos ataques terroristas por parte de los grupos al margen de la ley.

La actividad ganadera se realiza con ganado vacuno, porcino, equino, caprino y ovino. La pesca fluvial y marítima es muy importante en las poblaciones costeras principalmente en Tumaco donde se cuenta con un puerto marítimo pesquero y donde esta industria hace mayor incidencia sobre el océano Pacífico, así como la cría del camarón.

La minería que fue actividad central en la colonia aún produce 1 millón 700 mil gramos de oro y 350 mil de plata además de platino. El principal municipio orifico es aún Barbacoas, pero buena parte de la actividad minera de la zona es explotada de manera ilegal.

Citando lo industrial, existen unos 600 establecimientos industriales, la mayoría pequeños y medianos. Se destacan las industrias de cuero, madera y lana. La actividad comercial es importante por el desarrollo del comercio fronterizo con Ecuador y el puerto de Tumaco. A través del puerto marítimo de Tumaco se movilizan productos como hidrocarburos, petróleo proveniente de Putumayo, aceite de palma y productos pesqueros incluidos el cacao y el plátano.

Finalmente se debe destacar que Nariño es una región caracterizada por varios oficios tradicionales, por la artesanía, en sus 64 municipios. Se destacan actividades como la tejeduría, la talla en madera y la marroquinería. Esta última se ha convertido en una actividad que genera el 70% de los ingresos económicos en la región.

Artesanos productivos y competitivos construyendo paz en la subregión del río Mayo, es un proyecto con gran acogida que surgió en 2016, y que se ha convertido en un caso de éxito gracias a su objetivo de unir a artesanos».

Este motivo que llevó a la Organización Internacional para las Migraciones a fijar sus ojos en Belén y Colón, y darle paso al proyecto: “artesanos productivos y competitivos construyendo paz en la subregión del río Mayo”, un proyecto con gran acogida que surgió en 2016, y que se ha convertido en un caso de éxito gracias a su objetivo principal: unir a artesanos, agricultores y comercializadores para trabajar en conjunto por fortalecer la producción artesanal, rescatar los oficios artesanales y crear diversas líneas de productos y accesorios en materias prima como el cuero vegetal, sin impactar el medio ambiente.

La iniciativa lleva el 50% de desarrollo y hasta el momento 320 personas se han beneficiado de la región. Adicionalmente el proyecto ha logrado posicionar entre los productores y artesanos a la iraca como una materia prima principal por lo rentable, después del café, organizando un grupo de 144 productoras de sombreros en palma de iraca, quienes bajo la guía de maestras artesanales han aprendido y aplicado técnicas diferentes para su elaboración, generando nuevos conocimientos y logrando que el valor del producto se duplique luego de estar en déficit.

 Asimismo un grupo de agricultores ha logrado alcanzar 40 hectáreas de plantación.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest